viernes, 5 de julio de 2013

Asian Connection 3: MANWHA

En toda sociedad, los cómics se han venido desarrollando estrechamente de acuerdo con el público, por lo que el tebeo es, literalmente, el medio y la forma artística más "popular" (arte pop sin duda). Dado que los cómics están bajo la fuerte influencia de cada sociedad y su cultura, se pueden, al igual que cualquier otra forma de arte, subdividir atendiendo a regiones culturales. En esta sección en concreto, en ASIAN CONNECTION nos hemos centrado en el cómic asiático, tratando de daros a conocer qué tipo de viñetas esconde este continente más allá del archiconocido MANGA.

Hoy por fín llegamos a Corea, donde estudiaremos uno de los hermanos pequeños del Manga, el manwha. Digo pequeño porque es algo más joven y su industria está menos desarrollada. Pero en si los cómics coreanos comparten los mismos rasgos básicos de los cómics asiáticos. Una larga tradición artística, poemas ilustrados, imágenes folklóricas y dibujos serializados han llevado al desarrollo del arte de la viñeta y los bocadillos.






Al hablar de cómics coreanos hemos de tener varias cosas en cuenta: los artistas, los tiempos en que vivían y la vida de la gente de esos tiempos.

A lo largo del siglo pasado, Corea sufrió una serie de acontecimientos turbulentos: colonialismo japonés, Liberación, ocupación militar estadounidense , la Guerra de Corea, los levantamientos por la democracia, la dictadura militar, los movimientos de democratización en los años 80 y el movimiento por la democracia en 1987...  En medio de estas turbulencias, el cómic coreano proporcionó consuelo a las personas cansadas, un respiro para los desempleados y nuevas fantasías épicas para las mujeres.

Algo destacable también del cómic coreano es su variedad y dinamismo. La dramática historia moderna de Corea se ha traducido en un desarrollo multi-direccional de los comics. A veces la imaginación floreció por la pura necesidad de eludir la censura y la opresión, y otras veces para tener éxito en medio de la difícil situación económica. Asimismo, el espíritu artístico no dejó de surgir para combinar la nueva sensibilidad del país con su herencia ancestral.

Algunos conceptos clave para entender la cultura de los cómics coreanos son:

* Manhwabang: 'Manhwabang' es una especie de biblioteca privada, donde la gente puede alquilar los manwhas para leerlos allí mismo. Hay miles por toda Corea. Lo que comenzó en tiempos de mayor pobreza como una manera de leer comics de forma barata, sigue creciendo hoy en día a pesar de la prosperidad económica. Cada mes, cientos de títulos se publican en papel de baja calidad exclusivamente para ser alquilados en estos Manhwabangs.

* Las mujeres, la "otra mitad" de este mundillo: el "comic Sentimental", historias centradas o escritas fundamentalmente para la mujer quese basan en una fuerte cultura entre las lectoras, escritoras y los clubes de aficionados. Desde los años 80 se han escapado del género estricto de "historias de amor", para abarcar una amplia variedad de temas como la épica histórica, la vida cotidiana y (por supuesto) el feminismo. las mujeres representan actualmente la mitad de los artistas en Corea.

* Del Cyber-Money a los cómics para móviles: Corea tiene una de las tasas de distribución de Internet de banda ancha más altas del mundo. Internet es una parte esencial de la vida de los coreanos. Por eso se han puesto de moda los 'Manhwabang en línea' donde los lectores pueden pagar ciber-dinero y leer los cómics en su monitor, o los cómics para móviles, que cuentan con animación y efectos de sonido.


Irónicamente, Corea ha sido más que generoso en la importación de cómics extranjeros, a pesar de lo limitado de sus intentos de exportar los suyos propios. De estas importaciones, el cómic japonés es el que llena la mayoría de las estanterías seguido por los cómics chinos. Sin embargo, entre los más jóvenes, el interés está puesto en EE.UU. y Europa cuyos cómics son cada vez más exitosos. De hecho, más de 50 títulos europeos se han introducido en los últimos 3 años.

En España el manwha goza de popularidad y es reconocido de modo independiente. Nadie dice "mira es manga" o "es manga coreano". Y además el manhwa goza de buena salud pues varias son las editoriales que se dedican a publicarlo: Ivrea, La cúpula, Norma, Planeta de Agostini, Glénat... todas han editado cómic coreano en nuestro país.


Hyung Tae Kim, diseñador de personajes de videojuegos como Magna Carta

Si queréis ir probando un poquito de las mieles de este tebeo oriental y os gusta la fantasía heróica, os puedo recomendar babear con las ilustraciones de Hyung Tae Kim, diseñador de personajes de videojuegos como Magna Carta o Ragnarok online, el RPG inspirado por la obra Ragnarok de Lee Myung Jin, editada por La Cúpula.



2 comentarios:

Señor Pato dijo...

Señoritas semidesnudas... en eso son iguales que los japoneses...

Dandan dijo...

O peores... puede que incluso peores :D